REPowerEU: ¿están el coste ‘verde’ y el económico en juego?

El miércoles 18 de mayo, la presidenta de la UE, Ursula von der Leyen, dio a conocer el plan REPowerEU de la UE, una propuesta destinada a independizarse de las importaciones de combustibles fósiles rusos y, al mismo tiempo, garantizar la seguridad del suministro del bloque y seguir cumpliendo – o incluso impulsar – los principales objetivos presentados con anterioridad para convertirnos en una sociedad libre de emisiones en el 2050.

La propuesta REPowerEU se centra en tres aspectos principales: el ahorro de energía, la producción de energía limpia y la diversificación de los suministros energéticos del bloque, todo ello respaldado por medidas financieras y legales.

En este artículo ofrecemos a nuestros lectores una visión general de las principales medidas previstas en este plan, así como algunas reacciones observadas en el mercado energético.

Tras la fuerte demanda de gas experimentada durante la recuperación económica del Covid-19, los precios europeos de la energía sufrieron nuevas subidas, agravadas por las tensiones geopolíticas entre Rusia y Occidente tras la invasión rusa de Ucrania. Estas tensiones han dado lugar a una plétora de paquetes de sanciones a Rusia (el séptimo de los cuales está a punto de aprobarse) y a las amenazas de Rusia de cortar el suministro de energía a Europa, concretamente las exportaciones de gas natural.

Para poner fin a la dependencia de la UE de Rusia (que normalmente suministraba alrededor del 40% de las necesidades de gas de Europa, es decir, unos 150bcm/año) y arriesgarse a no tener más problemas de suministro (Polonia, Bulgaria y Dinamarca ya han visto cortados por completo sus suministros de gas ruso), la UE quiere reducir sus importaciones de gas ruso en unos 100bcm/año (unos dos tercios) para finales de este año.

Para ello, y de cara al futuro, la UE ha presentado una serie de medidas en la llamada propuesta REPowerEU (REPowerEU: Acción conjunta europea para una energía más asequible, segura y sostenible), que se centra en tres áreas principales:

  1. Ahorro de energía y eficiencia energética:

A corto plazo:

Una Comunicación de la UE sobre el ahorro de energía con recomendaciones sobre cómo los ciudadanos y las empresas pueden ahorrar unos 13bcm de importaciones de gas. Por ejemplo, reduciendo las temperaturas de la calefacción/usando menos el aire acondicionado o cambiando a más transporte público.

Planes de reducción de la demanda coordinados por la UE en caso de interrupción del suministro de gas:

  • Un plan europeo coordinado de reducción de la industria
  • Los Estados miembros actualizarán los planes de contingencia y aumentarán la capacidad de flujo inverso de oeste a este para el próximo invierno
  • Determinar criterios comunes para la reducción de la demanda, dando prioridad a los consumidores no protegidos

A medio plazo (consecución antes del 2027)

Aumentar el ahorro de energía elevando el objetivo de eficiencia en toda la UE para 2030 del 9% al 13%, además de medidas regulatorias para aumentar la eficiencia energética en el sector del transporte. Las medidas propuestas incluyen, entre otras

  • Introducir obligaciones para reducir el consumo de energía, poner fin a las subvenciones a los combustibles fósiles y promover las tecnologías de energías renovables en el transporte y la industria
  • Ampliar las normas mínimas de rendimiento energético de los edificios
  • Endurecer, a nivel nacional, los requisitos de los sistemas de calefacción para los edificios existentes e introducir prohibiciones, también a nivel nacional, para las calderas alimentadas con combustibles fósiles en los edificios existentes y nuevos.
  1. Acelerar el despliegue de las energías renovables:

Con el tiempo, la transición a una energía limpia ayudará a bajar los precios de la energía y a reducir la dependencia de las importaciones. Para ello, el plan REPowerEU introduce las siguientes medidas:

A corto plazo:

  • Rápido despliegue de proyectos de energía solar y eólica junto con el despliegue de hidrógeno renovable para ahorrar unos 50bcm de importaciones de gas.
  • Aumentar la producción de biometano para ahorrar 17bcm de importaciones de gas
  • Aprobación de los primeros proyectos de hidrógeno a nivel comunitario para el verano

A medio plazo:

  • Nueva legislación y recomendaciones para agilizar los procedimientos de autorización de parques eólicos y paneles solares. La energía renovable se convierte en un interés público primordial, con la introducción de áreas de «acceso» a nivel de los Estados miembros con bajo riesgo medioambiental. Además, se harán recomendaciones y se guiará a los Estados miembros sobre los PPAs corporativos.
  • Aumentar el objetivo europeo de energías renovables para 2030 del 40% al 45%. De este modo, la capacidad total de generación de energía renovable ascendería a 1.236 GW en 2030, frente a los 1.067 GW previstos en el paquete «Fit-for-55».
  • La Estrategia de Energía Solar de la UE pretende poner en línea más de 320 GW de nueva energía solar fotovoltaica instalada para 2025 – más del doble que en la actualidad – y casi 600 GW para 2030. Estas capacidades adicionales permitirán ahorrar 9.000 millones de metros cúbicos de gas natural al año de aquí a 2027. También propone hacer obligatorios los paneles solares en los edificios públicos y en los nuevos edificios residenciales para 2025 y 2029, respectivamente.
  • Una iniciativa europea de tejados solares, es decir, una obligación gradual de instalar paneles solares en los tejados de determinados edificios, combinada con renovaciones, al tiempo que se fomenta el autoconsumo.
  • Un nuevo acelerador de hidrógeno para construir 17,5GW en electrolizadores de aquí a 2025 para alimentar la industria de la UE con la producción nacional de 10 millones de toneladas de hidrógeno renovable y 10 millones de toneladas de importaciones de hidrógeno renovable de aquí a 2030. Además, crear un marco regulatorio para el hidrógeno.
  • Un plan de acción específico para impulsar la producción de biometano hasta 35 bcm de aquí a 2030.

En el lado positivo, algunos Estados miembros han visto aumentar significativamente su capacidad instalada de FER en 2021 y están acelerando la aplicación de nuevas leyes energéticas que aceleran el despliegue solar y eólico. Por ejemplo, en Alemania la capacidad solar instalada ha aumentado en 4,8 GW, hasta alcanzar los 58,5 GW, y ya ha añadido unos 2 GW durante los cinco primeros meses de 2022. La capacidad eólica instalada aumentó en 1,6GW hasta los 63,8GW, con 0,6GW adicionales desplegados en lo que va de año. Por su parte, la capacidad solar en España aumentó en 3,4 GW hasta los 16GW y ya ha añadido 1,2GW durante los cinco primeros meses de 2022, mientras que la capacidad eólica aumentó en 0,7GW y se situó en 27,5GW, con más de 0,2GW desplegados en lo que va de año.

Sin embargo, sorprendentemente, y en contra de la naturaleza de un mayor despliegue de FER, la UE apoya el hecho de que las centrales nucleares y de carbón continúen funcionando durante más tiempo para garantizar la estabilidad de las redes eléctricas. A modo de ejemplo, Bélgica ha ampliado recientemente el derecho de operación de sus dos reactores nucleares más recientes (Doel4 y Tihange3) en 10 años, hasta 2035. Por su parte, Alemania tiene previsto poner en espera, hasta finales de marzo de 2024, 8,5GW de centrales de carbón paradas y parte de la capacidad de generación alimentada con petróleo como medida de precaución en caso de que el país sufriera interrupciones en el suministro de gas importado de Rusia.

  1. Diversificar el suministro de energía:

A corto plazo:

Para reducir su dependencia de Rusia, la UE tendrá que sustituir una cantidad sustancial de gas mediante la búsqueda y diversificación de suministros energéticos alternativos y rutas de abastecimiento. Para alcanzar este objetivo, las medidas propuestas incluyen

  • Compras comunes de gas, GNL e hidrógeno a través de la nueva Plataforma Energética de la UE (ya creada, aunque no puesta en marcha todavía) para todos los Estados miembros que deseen participar. Esta plataforma agrupará la demanda, coordinará el uso de las infraestructuras, negociará con los socios internacionales y preparará las compras conjuntas de gas e hidrógeno.
  • Nuevas colaboraciones energéticas con proveedores fiables, incluida la futura cooperación en materia de energías renovables y gases bajos en emisión de carbono.
  • Llenar los almacenamientos de gas hasta el 80% de su capacidad para el 1 de noviembre de 2022.

A medio plazo:

  • Inversiones en una red de infraestructuras de gas y electricidad integradas y adaptadas.
  • Crear colaboraciones a largo plazo a nivel global que sean mutuamente beneficiosas.
  • La iniciativa REPowerUkraine ayudará a garantizar el suministro de energía y a reconstruir el sector energético ucraniano tras la guerra
  • Preparar a la UE para el comercio de hidrógeno renovable en términos de colaboraciones en materia de hidrógeno con países no pertenecientes a la UE, garantizar el cumplimiento de la normativa comunitaria y poner en marcha los mercados mundiales de hidrógeno renovable.

La propuesta de organizar compras comunes de gas natural ya ha tenido algunas reacciones. Tanto es así que los Estados miembros han invitado a la UE a estudiar la posibilidad de establecer un límite temporal de precios para las importaciones de energía como forma de frenar el aumento de los precios de la energía, por un lado, y a trabajar en la optimización del mercado europeo de la electricidad – incluyendo el impacto de los precios del gas en el mismo -, por otro. Esta última consideración nos recuerda mucho a la , muy criticada en su día por algunos Estados miembros que ahora reclaman una intervención similar en el mercado.

Como ya indicamos en nuestra introducción, en el Plan REPowerEU también se contemplan medidas financieras y legales para apoyar la implementación de los tres objetivos principales anteriores, algunas de las cuales están siendo objeto de acalorados debates dadas sus implicaciones:

Se necesitarán inversiones adicionales por valor de 210.000 millones de euros de aquí a 2027 para lograr la independencia de la UE de las importaciones de combustibles fósiles rusos, que actualmente cuestan a los contribuyentes europeos unos 100.000 millones de euros al año. Estas inversiones incluyen, entre otras cosas

  • 86.000 millones de euros en energías renovables y 27.000 millones de euros en infraestructuras clave de hidrógeno de aquí a 2030
  • 56.000 millones de euros en eficiencia energética y bombas de calor de aquí a 2030
  • 41.000 millones de euros para adaptar la industria a un menor uso de combustibles fósiles de aquí a 2030
  • 37.000 millones de euros para aumentar la producción de biometano de aquí a 2030
  • 29.000 millones de euros en la red eléctrica de aquí a 2030 para permitir un mayor uso de la electricidad
  • 10.000 millones de euros para importar suficiente gas natural licuado y por gasoducto de aquí a 2030

La financiación adicional para la aplicación del plan REPowerEU se incluye en el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (RRF), que es el núcleo del plan. Los Estados miembros deben añadir un capítulo REPowerEU a sus Planes de Recuperación y Resiliencia (RRP) para canalizar las inversiones requeridas y realizar las reformas necesarias, y pueden utilizar los préstamos restantes del RRF (actualmente 225.000 millones de euros) y las nuevas subvenciones del RRF financiadas por la subasta de los derechos de emisión, que actualmente se encuentran en la Reserva de Estabilidad del Mercado (por valor de 20.000 millones de euros) para, entre otras cosas

  • Impulsar la eficiencia energética en la construcción y descarbonizar la industria
  • Aumentar la producción de biometano sostenible y de hidrógeno renovable o libre de fósiles, y aumentar la cuota de energía renovable
  • Solucionar los cuellos de botella en la transmisión de energía interna y transfronteriza y apoyar la electrificación de las infraestructuras de transporte
  • Mejorar las infraestructuras energéticas y las instalaciones de petróleo y gas para lograr una seguridad inmediata del suministro.

Muchas has sido las voces que se han alzado contra la asignación de fondos específicos para mejorar las infraestructuras de las instalaciones de combustibles fósiles, ya que esto contraviene el corazón mismo de la Transición Energética.

De igual manera, la financiación de inversiones con los ingresos obtenidos de la subasta de los derechos de emisión que actualmente se encuentran en el MSR también está siendo muy criticada. Más derechos de emisión en el mercado significa que su precio disminuirá, y las empresas contaminantes dejarán de hallar un incentivo para cambiar a la generación renovable.

En definitiva, la necesidad de concebir y poner en marcha un plan REPowerEU viene a demostrar que la seguridad del suministro energético importa más que los enormes beneficios que obtienen las grandes empresas energéticas, por no hablar de la transición hacia un futuro más verde.

Y la experiencia nos dice que no será un camino de rosas. Apostar por nuevas tecnologías que aún no están suficientemente maduras, como es el caso del hidrógeno, puede resultar más costoso a largo plazo de lo que pensamos. Y conseguir GNL a precios razonables, incluso si se compra a nivel de «grupo», puede ser una tarea difícil de conseguir una vez que los países asiáticos empiecen a utilizar de nuevo su gran poder económico, lo que resulte en que los metaneros sean redirigidos a sus propios puertos.

Michaela STERNHAGE

Suscribe to our Newsletter

Each month, one of our experts publishes an article describing his view on a specific topic of the constant changes taking place in the energy market, with special focus on the French market.

Suscripción a nuestra Newsletter

Cada mes, uno o varios de nuestros expertos publican un artículo en el que aportan su punto de vista sobre un tema concreto abordando los constantes cambios que se producen en el mercado de la energía, con un enfoque especial en los mercados español y francés.

Experiencia profesional

Céline, una persona joven y dinámica, tuvo una primera experiencia profesional en el sector turístico como Community Manager en Les Loups du Gévaudan, en Lozère (Francia). Se incorporó al equipo de HES en noviembre del 2021 para diversificar sus conocimientos: familiarizarse con el sector energético, especializarse en estrategias de marketing para optimizar la relación con los clientes de la empresa y, al mismo tiempo, desarrollar sus habilidades de coordinación y gestión de proyectos.

Educación

Céline obtuvo una licenciatura en Filología Española e Inglesa en La Sorbona (2018). También tiene un Máster II en Gestión de Proyectos y Turismo Cultural. Durante sus estudios estuvo en el extranjero en la Universidad de Londres (Inglaterra) y en la Universidad de Morón (Argentina).

Céline Haya Sauvage

Responsable de Marketing

DSC_0323
«La descarbonización de los sectores de la energía y el transporte es sin duda el motor económico principal de la industria en la actualidad».

Experiencia profesional

Su carrera empezó en la ingeniería civil como Director de Proyectos en Francia, Martinica y Australia. Posteriormente, fue Director General de una filial en Venezuela. En 1992, creó Dalkia en Alemania (calefacción urbana, cogeneración y asociaciones) y representó a Véolia en Tailandia. En 2000, abrió las oficinas comerciales de Endesa en Francia para sacar provecho de la liberalización del mercado minorista. A partir de 2006, como responsable de Desarrollo de Endesa Francia, dirigió el plan de generación de Ciclos Combinados y desarrolló al mismo tiempo el porfolio eólico y fotovoltaico de SNET. Philippe Boulanger trabajó durante 3 años para E.ON coordinando las actividades de la empresa en Francia. Estuvo muy involucrado en el proyecto de renovación de la concesión hidroeléctrica francesa. Como Senior Vice President – Director de Proyecto en Solvay Energy Services (abril 2012 – febrero 2014) estuvo a cargo de los proyectos de desarrollo de H2/Power-to-Gas y de acceso directo al mercado europeo. Philippe es experto de HES desde 2014.

Educación

Philippe Boulanger estudió Ingeniería en l’Ecole Polytechnique y en l’Ecole Nationale des Ponts & Chaussées (Francia). Tiene más de 25 años de experiencia en energía e infraestructuras. Además de inglés, Philippe Boulanger habla francés, alemán y español con fluidez.

Philippe Boulanger

Experto en Electricidad

HES-Philippe-Boulanger
«El mundo está cambiando. Los nuevos inversores prestan especial atención al sector energético mientras los actores históricos adaptan su posición al mercado.»

Experiencia profesional

Antonio empezó su carrera en el sector eléctrico en 1991 trabajando como miembro del equipo del Director General de Sevillana de Electricidad (España). En 1997, estaba a cargo de la regulación comercial en Endesa Distribución. En el 2000, se incorporó al departamento de M&As de Endesa en Europa. Fue nombrado Director General de Endesa Power Trading Ltd en 2003. Un año después, pasó a ser responsable de la gestión de la energía de la SNET, Francia, y fue nombrado Director General de esta empresa en 2008. En 2009, ocupó el cargo de Director de Desarrollo Corporativo de E.ON Francia. En 2011, fundó Haya Energy Solutions (HES), una consultoría que ayuda a las empresas a optimizar su cadena de valor: desde la definición de la estrategia hasta las operaciones del día a día, basándose en una gran experiencia y comprensión del sector energético. De 2015 a 2018, Antonio fue Presidente y Consejero delegado de 2 CCGTs francesas (2x410MW), propiedad de KKR. A finales de 2018, se unió a Asterion Industrial Partners, un fondo de inversión en infraestructura, en calidad de socio operativo.

Educación

Antonio se graduó en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Sevilla (España) y tiene un MBA en la Universidad de Deusto (España).

Antonio Haya

Presidente